CINTA DE CORRER CON MOTOR Y SIN MOTOR

Básicamente sólo existen en el mercado dos tipos de cintas de correr: la cinta de correr con motor y la cinta de correr sin motor (más baratas).

- La cinta de correr sin motor (manuales) que es alimentada exclusivamente por el individuo. Estas cintas no son programables y por lo tanto están diseñadas para mantenerse en forma con la velocidad de la persona y no a la inversa.

- La cinta de correr con motor (electrónicas) puede ser programada para que el individuo pueda mantener el ritmo de la máquina. Tiene diferente velocidad y posición, pueden funcionar a paso lento o rápido o en un ángulo plano o inclinado.

Caminar o correr sobre una cinta de correr con o sin motor no es sólo bueno para la salud física, también resulta muy beneficioso para reducir el stress y mejorar el sentimiento general de bienestar.

El uso de la cinta de correr sin motor o con motor es especialmente beneficiosa en los meses de duro invierno, en momentos en que caminar al aire libre puede resultar resbaladizo, incómodo y peligroso, o simplemente para todo aquel que quiera hacer el ejercicio en casa o no tenga tiempo para acudir diariamente a un gimnasio.

Ventajas y desventajas de la cinta de correr sin motor

La cinta de correr sin motor resulta mucho más barata que una cinta de correr con motor, pero tiene muchas desventajas a tener en cuenta, de modo que si deseamos comprar una debemos analizar muy bien las ventajas y los inconvenientes.

No resulta fácil mantener el movimiento si no usamos una inclinación extrema, y una vez estás en movimiento no puedes cambiar la inclinación.

Por otro lado, la cinta de correr barata o sin motor tiene una estructura menos sólida, por lo tanto su durabilidad dependerá del uso que le demos.

CINTAS DE CORRER CON MOTOR Y SIN MOTOR.

Cintas de Andar Baratas - Cintas de Caminar - Cinta de Correr
Cintas de Correr con Motor y Sin Motor - Cintas de Correr Profesionales